Cerrar un ciclo para empezar otro




 Sombrero: H&M. Jersey: Blanco. Vaqueros: H&M. Calzado: Spartoo.

“La vida se comprende de ciclos, y debemos saber cuándo es tiempo de cerrar uno y empezar otro” dice la película Volver a empezar. Y en eso estoy yo, cerrando este ciclo, esta etapa, para empezar otra nueva, una etapa aún por definir, llena de incertidumbre. Y mientras llega lo que tenga que ser, voy asimilando el haber vuelto, y que mejor que hacerlo acompañada por la gente que más quiero. 

Esta semana he quedado para comer con ella, una de las más importantes. Dedicamos el día a perdernos por las calles de Bilbo, a entrar y salir de tiendas, a comer mucho y muy rico, a reírnos a carcajadas, a abrazarnos y mirarnos incrédulas, a no creernos el estar juntas después de tantos meses. Y ella que me dice: “No pienso dejar que vuelvas a marcharte”, y yo pensando ya en irme. Es inevitable, soy así. 

Para ese día, y teniendo en cuenta la invisible primavera que tenemos en el norte, me puse jersey, vaqueros y estrené mis nuevas zapatillassuperga. Y como últimamente se ha vuelto costumbre, me puse sombrero.   


bloglovin

Día 266: Cerrando una etapa, hasta pronto Dinamarca (aventuras de vuelos inside)

Cazadora: Stradivarious. Jersey: Zara. Jeans: H&M. Zapatos: Spartoo. Bolso: Fun&Basics

Estoy en casa. En mi hogar. En mi cuarto. 

Sí, tengo que repetírmelo porque no parece real, ni consigo asimilarlo. Es raro, muy muy raro. Pero aquí estoy. Eso sí, para llegar aquí ayer tuve ese típico día de viaje que parece más bien sacado de una película americana mala que de la vida real, pero claro, siendo yo algo tenía que pasar. ¿Y por qué pasar una sola cosa pudiendo pasar cientos de ellas? 

Después de que un borracho de mi bloque decidiese que era buena idea despertar a todos los compañeros a las seis de la mañana, y dejar la residencia teniendo que parar cada cinco metros porque no podía con mi equipaje, cogí el autobús con dirección al aeropuerto de Copenhague. Y hasta aquí todo bastante normal, de verdad. Llegué al aeropuerto, facturé y pagué sobrepeso. Ya en el avión, tuvimos un retraso de media hora porque un señor se colocó en nuestro vuelo con una identidad falsa. Muy normal todo, lo sé. Después un diplomático danés me invito a ¿merendar? (Eran las 5 de la tarde, decidid vosotros).  Telepizza en un avión, curioso. 

Llegué a Madrid. Y detalle MUY importante, en Copenhague antes de entrar al avión me obligaron a facturar mi maleta de mano. Mientras esperaba mi avión con dirección Bilbo, me leí “El niño del pijama a rayas”, podéis imaginar la poca escala que tenía. Y ya por fin, casi a las once de la noche aterricé en Bilbo. Saludé a mis padres en el ventanal mientras esperaba a las maletas y…  ¡Por supuesto! ¿Volando con Iberia que esperas? Maleta perdida. ¿Os acordáis de la maleta que me obligaron a facturar? Pues sí, esa.

Y ahora aquí estoy, situándome, y esperando que aparezca mi maleta. Con ganas de comerme este verano, con ellos, familia y amigos. Y hoy he empezado comiendo con mi familia, estrenandozapatillas, y con amigos al teléfono.

bloglovin

Día 258: Cuenta atrás entre exámenes y festivales




Chaqueta: Stradivarious. Jersey: Bershka. Pantalones/Sombrero: H&M. Bolso: Vía Spartoo. Oxford: Primark. 


Después de tantas semanas de estudio, tener examen este próximo lunes, martes y viernes, y antes de marchar, merecía un día de descanso. Aprovechamos la excusa de “tenemos que despedirnos” para ir de compras al último mercadillo de segunda mano que viviré en Aarhus, y después fuimos a comer a los puestos del festival que se celebraba ayer en Aarhus.

Fue como sentir el verano: olvidar los exámenes por un rato, ir de compras, disfrutar de buena música riendo con los amigos. El ambiente era fantástico y la comida deliciosa. En cuanto a la ropa, no me compliqué demasiado, debía estar cómoda: jersey, pitillos, bolso grande y mi maravilloso sombrero. 


bloglovin

Día 249: Días de sol y estudio





Chaqueta: Zara. Camiseta: Zara. Shorts: Zara. Botines: Calzado Spartoo. Pañuelo: Tienda de Hamburgo

Esto llega a su fin… y no lo parece… yo digo: 15 días… si, 15 días… que sí, que 2 semanas…. 2 semanas y vuelvo a casa… y parece que quede bien lejos… pero no… y es raro, mezcla de ganas y tristeza, mezcla de demasiadas cosas, y sobre todo incredulidad. Y sintiendo que aún no me voy, yo sigo estudiando, mientras tomo el sol en mi ventanal, porque si, la primavera ha llegado a Dinamarca y yo más contenta no podría estar, que a mí el sol me hace levantarme con una sonrisa enorme.

Y ya guardé hace tiempo los abrigos, en cajas, si, en enormes cajas que hace un rato han venido a recoger (e imaginar mi pánico pensando si llegarán o no a casa, ya os contaré). Y para estos días: shorts, camisetas a rayas y chaquetas de lana. ¿En los pies? Depende del día, esta vez, botines. Y al mediodía cuando el sol pega, y la ropa sobra, me pongo el bikini y ¡A disfrutar!


bloglovin