Día 100: Tres, dos, uno...

Ya está, ya es hora. Hora de volver a casa. Tres días. Tres, dos, uno y estaré allí, por fin, con ellos. Con todos ellos, por Navidad. Y solo de pensarlo me sale una sonrisa de felicidad sincera.

Mientras tanto toca despedirse, decir hasta luego, hacer maletas, dejar todo en su sitio. Decir adiós a un semestre de estudios, o casi, habiendo entregado ya dos de mis tres ensayos finales. Sentirme satisfecha.

Y pensar en todo lo que llega: volver a casa y ver como mi hermano pequeño ya no tan pequeño cumple la mayoría de edad. Acabar un año, valorar, pensar, proponer y empezar otro. Y cumplir 22, y solo desear que los 22 sean mejores que los 21, y es posible, porque yo lo haré posible.

Pero ya está. Ahora toca vivir estos tres ultimos días aquí. Decir adiós a gente a la que no quiero decir adiós, decir hasta luego a los que como yo volverán despues de navidades, y esperar que quienes han sido amigos aquí lo sigan siendo en la distancia, que segura estoy de que sí. Y mientras tanto, vamos a llenar el fin de semana de comidas y cenas de despedidas, de instantes a guardar para siempre en la memoria.




bloglovin

Share this:

CONVERSATION

3 comentarios:

  1. Disfrutalos! Yo también vuelvo mañana a casa por navidad, pero la diferencia es que no estoy estudiando fuera, sino trabajando. Me muero de ganas por llegar!!

    Un besii

    ResponderEliminar
  2. Disfruta los ultimos dias y buen viaje de vuelta.
    Besazos

    Thinking About Clothes

    ResponderEliminar