Día 127: Adiós 2012

Enero 2012 empezó con un gran cambio, obligándome a ser fuerte y valiente. En febrero me enamoré de mi profesión una vez más empezando a trabajar como becaria. En abril me volví conductora. En mayo me ilusioné, fui feliz, disfruté, soñé, quise (y quiero). En Junio visité a buenas amigas a las que tenía que decir adiós por una temporada: A Raquel en Santander y a Amaia en Milán. Julio fue un mes de escapadas, despedidas, preparativos y dudas. En Agosto cogí un avión con dirección Dinamarca. En septiembre empecé a saber que es vivir sola, conocí a gente, crecí y aprendí. En octubre me enamoré de Noruega, y después en Noviembre, de Helsinki, St. Petersburgo y Hamburgo. Empecé diciembre en Cracovia, y lo acabo en mi hogar, con mi familia y amigos, disfrutando de mi vida, esa vida que tanto quiero y tanto aprecio. 

Yo no sé qué me deparará el 2013, y pocas cosas le pido porque ya me encargaré yo de sentirme viva y feliz, y se cómo empieza: familia y amigos, mucho amor, teniendo que volver a decir adiós para marcharme… cumpliendo 22 años antes de eso, quizás volviendo a casa licenciada (espero), escribiendo, sacando fotos… pero ya veremos, ¡Estoy lista 2013! Y si no lo estoy, ya improvisaré sobre la marcha.

Noruega

bloglovin

Día 122: Recordando Hamburgo en Navidad


La navidad para mi quizás empezó en Hamburgo. Y mira que era finales de noviembre, pero nunca había visto una ciudad tan decorada por Navidad, y aunque después disfruté de Dinamarca y de Polonia en estas fechas, ninguna supero a esa ciudad de Alemania.


Perdernos por el Mercadillo de Navidad Weihnachrsmarkt colocado en la plaza del ayuntamiento. Tomar un chocolate caliente en los puestos de St. Pauli después de morir de risa en el sex-shop más grande de Europa. Entrar en esta tienda, y en esta otra, y en esta otra porque todas son preciosas. Sorprendernos con los mil y un canales de Hamburgo, y subir a la torre más alta para disfrutar de unas preciosas vistas de toda la ciudad bajo el sol. Y recorrernos toda la ciudad, a pie y en metro, para aquí y para allá, disfrutar. Con ella.



bloglovin

Día 100: Tres, dos, uno...

Ya está, ya es hora. Hora de volver a casa. Tres días. Tres, dos, uno y estaré allí, por fin, con ellos. Con todos ellos, por Navidad. Y solo de pensarlo me sale una sonrisa de felicidad sincera.

Mientras tanto toca despedirse, decir hasta luego, hacer maletas, dejar todo en su sitio. Decir adiós a un semestre de estudios, o casi, habiendo entregado ya dos de mis tres ensayos finales. Sentirme satisfecha.

Y pensar en todo lo que llega: volver a casa y ver como mi hermano pequeño ya no tan pequeño cumple la mayoría de edad. Acabar un año, valorar, pensar, proponer y empezar otro. Y cumplir 22, y solo desear que los 22 sean mejores que los 21, y es posible, porque yo lo haré posible.

Pero ya está. Ahora toca vivir estos tres ultimos días aquí. Decir adiós a gente a la que no quiero decir adiós, decir hasta luego a los que como yo volverán despues de navidades, y esperar que quienes han sido amigos aquí lo sigan siendo en la distancia, que segura estoy de que sí. Y mientras tanto, vamos a llenar el fin de semana de comidas y cenas de despedidas, de instantes a guardar para siempre en la memoria.




bloglovin

Día 98: Adiós noviembre




Abrigo: Local Shop. Pashmina: Russia. Pantalones: H&M. Botines: Local Shop. Bolso: vía Spartoo


Y se va noviembre, y empieza un nuevo mes, un mes con cuenta atrás, cuenta atrás para volver a casa. Diecisiete días. Diecisiete días y estaré en casa, otra vez, por fin, en casa, con ellos. Con ellos que me esperan y me ansían, y yo, con estas ganas, esta emoción, contenida, cada vez mayor. Y para hacer más dulce la espera, vuelvo a marchar, a un nuevo destino, con mil ganas. Ganas de descubrir, aprender, emocionarme. Llenar mi cabeza de recuerdos, guardar instantes, capturar sonrisas.

Y mientras, entre estudio y estudio, saco a pasear mi bolso, y descubro nuevos lugares de esta ciudad, y me enamoro.

bloglovin

Día 95: Helsinki

Y casi sin pensarlo estar otra vez de viaje. Recorrer la zona histórica de Helsinki, adorar la plaza del senado y la catedral. Pasear por el borde de sus canales, perderme por calles, admirar la noche en la capital de Finlandia. Y madrugar, ir hasta la fortaleza de Suomenlinna, sentir más frío que nunca, odiar la lluvia, y aún así disfrutar.

Apreciar la influencia Rusa al contemplar la mayor catedral ortodoxa de los países nórdicos. Sorprenderme con la iglesia en la roca de Temppeliaukio, observar detenidamente el monumento a Jean Sibelius. Y sentirme otra vez afortunada.

Y que pase algo inesperado, tu cámara, esa que te acompaña en cada viaje, se rompa, se estropee, no funcione, y llamar a casa, pidiendo ayuda. Y encontrar la solución, y darte cuenta que si lo peor que puede pasarte es que se te rompa momentáneamente la cámara, por mucho que duela, es que estas viviendo algo irrepetible, que eres feliz, que puedes estar tranquila.











bloglovin

Día 90: Como si fuese mía








Cazadora: Stradivarious. Jersey: Zara. Vestido: H&M. Botines: Vía Spartoo




Ver con mis propios ojos y en directo el cuadro Marylin de Andy Warhol por segunda vez, disfrutar otra vez de Munch con su exposición temporal “Ansiedad”, ver desde el Arco Iris del Museo Aros toda la ciudad en diferentes colores…  

Sin duda este fin de semana pasará a mi recuerdo como uno de los mejores fines de semana en Aarhus: descubrir, conocer, aprender de la ciudad en buena compañía siempre me ha parecido una buena combinación.

Oscurecerme el pelo, dejar de ser (tan) rubia, vestir de oscuro, con botines de tacón, y moverme de aquí para allá por la ciudad, como si ya fuese mía.




bloglovin

Día 87: El sueño de los fiordos

Cuenta atrás para volver a casa, cerca el fin de esta primera etapa, otro año que se va. Echar la vista atrás. Cerrar los ojos, pensar.


Y evadirme, recordar el viaje a Noruega: los fiordos. La mezcla de naturaleza perfecta. Coger un tren de Bergen a Myrdal, ver como leves copos de nieve caen y hacen esos paisajes aun más perfectos. Sentir la necesidad de parpadear para saber que de verdad estas ahí. Montar en el tren de Flam. Reír, sentirte feliz, plena. Ver un arco iris. Y aun queda más.

Enamorarte de ese pequeño pueblo en medio de la nada más bonita que jamás has visto. Pensar en la paz que debe de sentirse viviendo ahí. Subirte a un barco, y estar en cubierta, disfrutando, sin importarte el frió. Darte cuenta que las palabras se quedarán cortas para describir todo lo que estas viendo y sacar una foto. Y otra. Y enseguida otra.

Y querer gritar de felicidad por darte cuenta que en ese instante lo único que te falta para tenerlo todo es el no poder haber compartido eso con todos los que quieres. 














bloglovin

Día 84: Volver a los inicios




Abrigo: Primark. Vestido: Blanco. Bolso: Blanco. Botines: Vía Spartoo.


Disfrutar de que no llueve, bajar al centro y comer una buena tarta de chocolate con buenos amigos. Ponerme un vestido, botines de tacón… y mi abrigo favorito. Y aprovechar el estar aquí.

En un mes estaré volviendo a casa. Un mes. Se dice rápido, y pasa con mayor velocidad aún. Y mientras tanto, mientras llega la navidad y veo como van colocando luces y adornos por la ciudad, disfruto de ellos, de los que se irán y no volverán después de navidad, y también de los que volverán, porque después de todo, pasar un mes lejos de todos ellos, de todo esto, será raro.


bloglovin